¿Cuáles son las mejores brochas para afeitar?


Si, afeitarse no debería ser algo que se tome a ligera, pues el rostro es nuestra carta de presentación, por lo tanto, debemos siempre usar todos aquellos utensilios creados con el único propósito de acompañarnos en este proceso, obteniendo un resultado final satisfactorio.

Una buena brocha de barbero es uno de los productos más importante en todo el kit de afeitado, pues ellas permiten esparcir bien sea, la crema, la espuma, el gel, entre otros, por toda la piel del rostro; y, ayudan aflojar el vello facial que va a ser retirado.

Las mejores brochas

Entre las mejores brochas de afeitar están las de cabello o pelo de tejón, tienen un tiempo muy prolongado de duración, hasta 10 años con el respectivo cuidado, siendo que es lo más igualable al cabello humano, pueden durar en secarse hasta por un lapso de cuatro horas.

Estas brochas retienen grandes cantidades de agua, lo que es oportuno, puesto que puede crease con ello buena espuma; y a su vez tienden a distribuir con facilidad todo la crema, espuma, gel, entre otros. Hay diferentes tipos de pelo de tejón, por la que debemos buscar la que se adapte al tipo de piel que podamos tener.

También encontramos la brochas de afeitar de cabello o pelo de caballo, estás tienden a ser un poco más suaves en comparación con las brochas de pelo de tejón; y, están destinadas tanto para pieles sensibles como normales.

Asimismo, nos encontramos con las brochas de afeitar  de cabello o pelo de Jabalí, las cerdas de estas brochas son más gruesas que las de pelo tejón, pero conservan bien su forma, también generan buena espuma; y, estas deben ser humectadas con agua caliente 10 minutos como mínimo para su buen funcionamiento y así evitar que esté áspera y no cumpla su función a cabalidad.

Mantenimiento de la brocha.

Este paso es importante para que la brocha dure el tiempo para el cual fue creada y no muera en el intento, una vez que el afeitado se haya realizado, la brocha debe ser enjuagada a fondo en agua fría o templada, luego debe ser expuesta para que se seque al aire libre colgada de un soporte o con el cabello hacia arriba.

Debes evitar a toda costa que la brocha quede recostada de lado, pues ello terminará arruinando tu brocha.